El blog de Universal Assistance - > CIUDADANOS DEL MUNDO > CONSEJOS PARA PLANEAR UN VIAJE POR EUROPA DEL ESTE

CONSEJOS PARA PLANEAR UN VIAJE POR EUROPA DEL ESTE

Si ya te recorriste toda Europa lado A y estás con ganas de un viaje más intenso por el Viejo Continente, entonces llegaste al lugar indicado. En este post te cuento cuáles son los puntos más importantes a tener en cuenta si estás planeando un viaje por la misteriosa y poco visitada Europa del Este: el costado de Europa del que mucho se ha hablado durante las últimas décadas, pero al que pocos se animan…

Por Florencia Swartzman (El mundo es un libro)

 

Delimitá la zona
Europa del Este comprende desde la línea que marca frontera entre Alemania y Polonia hacia el este, cortando Europa de norte a sur y excluyendo a Grecia.
Los países que la conforman son Polonia, República Checa, Hungría, Eslovaquia, todos los países de la ex-Yugoslavia (Eslovenia, Croacia, Bosnia y Herzegovina, Serbia, Montenegro, Macedonia, Kosovo),  Albania, Bulgaria, Rumania, Moldavia, Ucrania, Bielorrusia y Rusia.


Aprendé el alfabeto cirílico y algunas frases-clave en ruso

El sistema alfabético cirílico no se usa en toda Europa del Este sino sólo en algunos países como varios de la ex-Yugoslavia, Bulgaria, Ucrania, Bielorrusia y Rusia. Si visitás estos lugares es conveniente que lo aprendas. Y en general nunca viene mal aprender también algunas palabras y frases básicas en ruso. Todo el bloque del Este tuvo en su momento grandes lazos con Rusia, por lo cual mucha gente entiende y habla ruso, además de que todas las lenguas eslavas tienen cierto grado de parentesco y similitud léxica. En Europa del Este, el ruso será tu común denominador para comunicarte con la gente. De todas formas, cada vez más jóvenes están en contacto con el inglés y lo hablan muy bien.

Familiarizate con la historia reciente

Desde el turbulento desmembramiento de Yugoslavia hasta los bombardeos a Serbia por parte de la OTAN hasta casi el año 2000, pasando por la caída de los sucesivos regímenes comunistas de Europa del Este y todos los conflictos religiosos, étnicos, territoriales y políticos entre países y grupos sociales, podemos decir que sólo recientemente ésta parte del planeta está conociendo una realidad moderna fuera del marco de la lucha y la violencia.
Interiorizate en la historia de estas distputas y escuchá las historias de la gente que las sufrió desde adentro. A los locales les encanta tener la oportunidad de poder contarle a los extranjeros sus experiencias, de poder dejar en el corazón del outsider un poquitito de ellos con el mensaje de que no importa cuán doloroso sea, todo se supera y se trasciende.

Preparate para ser el centro de atención

Salvo países como Polonia, República Checa o Hungría, Europa del Este no es una parte del mundo que reciba demasiado turismo internacional. Generalmente los turistas que la visitan son rusos o de países cercanos, y la gente local encuentra muy curioso ver visitantes de lugares lejanos como Latinoamérica.
Preparate para ser invitado a tomar el té en casas de desconocidos, a ser interrogado en plena calle sobre tu país de origen o a ser observado con simpatía por el simple hecho de que tu cara, tu ropa y tus movimientos son diferentes.

Cuestioná tu definición de belleza

La belleza de Europa del Este indefectiblemente está ahí, solo que un poco más disimulada de lo normal. Hay que jugar a las escondidas para encontrarla. Es claro que estas ciudades orientales no tienen el atractivo obvio del Oeste. Acá hubieron guerras hasta años muy recientes, conflictos civiles incansables, pobreza, hambre, corrupción política, ocupaciones sangrientas por parte de antiguos imperios, intervenciones militares de potencias europeas y quién sabe cuántos más eventos violentos. Las cicatrices son visibles: no es poco común ver edificios bombardeados y marcas de balas en las paredes de las casas y edificios, especialmente en Croacia, Kosovo y Serbia. Y si bien las ciudades principales de estos países son indiscutiblemente bellas, el panorama suele cambiar bruscamente y habrán lugares donde tengas que hacer un esfuerzo extra para lograr ver que el encanto algunas veces se esconde detrás de las heridas.

Descubrite como viajero, no turista

La mayoría de los países de Europa del Este, especialmente los de la ex-Yugoslavia y otros como Albania, Rumania, Moldavia y Ucrania, son los menos visitados del continente. Como viajero, esto te pone en una posición especial: estás recorriendo lugares por los que pocas personas se interesan al no estar incluidos en los circuitos turísticos más típicos. Aprovechá esta oportunidad para recorrer y conocer desde los sentidos, dejando las guías y los mapas de lado. Se trata muchas veces de ciudades que no tienen íconos especiales como sucedería en Roma, París o Berlín; por lo tanto dejá que tus pies te lleven. Para disfrutar de esta parte del mundo, más que tips y consejos de viaje, tu mejor aliada será tu intuición.

 

Related posts